Estrellas en la Tierra (Like stars on Earth)

El sistema de pensamiento del ego se siente amenazado en presencia de una mente abstracta. Al mismo tiempo, esa mente sufre porque no está entrenada. La sanación sucede a través del perdón y la relación santa entre los protagonistas es una expresión de Dios experimentándose a sí mismo por medio de la re-nión de lo que nunca estuvo realmente separado.

Esta hermosa película india nos cuenta la aventura de sanación de Ishaan, un niño conectado a la Mente Universal que es rechazado en su entorno por sus dificultades para localizarse como una identidad conceptual. Junto a su familia, sus profesores y sus compañeros de colegio, esta alma vieja encarnada en un pequeño de 10 años vive su viaje sin distancia de transformación por un camino lleno de milagros. Luz, cámara y acción.

  • Dirección: Aamir Kahn y Amole Gupte
  • Año: 2007
  • Duración: 165 minutos

Comentario sobre la película, brindado con 💖 por Héctor Cañón <eligedenuevoucdm@gmail.com>
(Transcripción de una charla)

Tú eres una estrella en la tierra. Me gustó mucho que la palabra estrella esté en minúscula y la palabra Tierra (de lo mundano) esté en mayúscula, me hace pensar que nuestra misión acá es reflejar amor, nos sanamos convirtiendo esta tierra en un lugar divino y sagrado.

Otra idea que quiero compartir es que Jesús fue un maestro que utilizó mucho la matemática sagrada, cuando te dice perdona 70 veces 7 hay toda una connotación. Muchos místicos y maestros ascendidos, desde Pitágoras hasta nuestros tiempos, han utilizado la matemática como un símbolo de lo sagrado. En la película se nos muestra cómo los humanos usamos los números a favor del ego; la calificación, la competencia, las cuentas bancarias, las jerarquías y todo aquello que podríamos convertir en símbolos de luz lo convertimos en símbolos de la separación y de los actos que contienen y proyectan todo el sistema de pensamiento del ego.

Miremos la imagen del protagonista siendo un pescador de la vida, cada vez que recoge estos pececitos en charcos de la calle. En esos lugares donde hay agua siempre hay basura, pero él no ve esa basura, él escoge la vida. Su mente está en estado de abstracción, mas allá de su condición de dislexia. La mente Crística, la mente de Dios es una mente que está en abstracción, por eso es que a él le duele cuando lo obligan a hacer algo concreto y también es muy simpático ver como se burla de quienes lo rodean con la idea de querer concretar su mente, porque él vive en constante abstracción. Está en un estado de amor, de integración y de presencia.

Detengamos un poco en tres de los nombres de la película que son símbolos: Ishaan, quiere decir “maestro y señor” y es uno de los nombres de Shiva, una de las tres divinidades del hinduismo. Ram Shankar, el maestro Ram es “la luz en mi corazón” y Shankar es otro nombre más de Shiva. Maya, su madre, representa la familia, todo el mundo que el protagonista vive. Maya en hindi significa ilusión. Para Ishaan, el mundo se mueve entre ignorarlo y atacarlo porque su presencia es desafiante, se usa la excusa de que él es aparentemente tonto, pero lo que más ofende es lo que hay detrás de esa apariencia: su libertad, su luz, su presencia y su capacidad de tener una mente abstracta.

Me llama la atención que el niño tiene sus momentos de sufrimiento. Por ejemplo, después que pelea con el vecino por su error al lanzar la pelota, sube a la terraza con el corazón roto. Pero aparece una cometa y de inmediato se olvida de su corazón roto, entra en la presencia a través de esa cometa. También cuando el agua sale muy fría y lo sorprende, él hace una batalla con el agua jugando. Una apariencia negativa se transforma en un camino de presencia en un instante santo. A diferencia de sus padres, su maestro, incluso su hermano y los otros niños que están inmersos en el hacer del mundo, trabajando en las labores de la casa o jugando, él siempre está sanando. Ishaan es una luz sanadora de su entorno.

La imagen en que a él y a otros niños los sacan de la fila del colegio porque sus uniformes no están bien nos muestra que este mundo quiere uniformarnos. Somos iguales nos dice Jesús en Un Curso de Milagros, aunque no estemos en el mismo tiempo nuestra condición es de igualdad, pero este mundo pretende hacernos uniformes, clones, copias muertas. Como maestros y maestras de Dios sabemos que venimos de todas las latitudes, que nos presentamos en formas diferentes, que tenemos habilidades diferentes aunque seamos parte íntegra de la Mente Uno. Eres uno en esencia con el Poder de la creación y diferente en la forma en que te relacionas con ese Poder y lo expresas.

Vamos a la conversación con el hermano cuando escapa del colegio y tiene una aventura. Su hermano se escandaliza y también sus padres porque vivir es un peligro, es una total angustia para su familia saber que adnuvo sin rumbo por ahí. Él realmente no corrió ningún riesgo, incluso cuando cruza la avenida sin saber cruzarla está protegido por la luz del amor. A él no lo gobiernan las leyes del mundo; en este mundo 9×3 es 27, para Ishaan es un viaje por el Universo ya que él está gobernado por las leyes de Dios y es amo y señor de su experiencia.

Me encanta ver cuando regresan en el carro de los padres luego de recibir la noticia de los profesores de que tal vez Ishaan necesite un colegio diferente porque no es un niño normal, en el carro su padre va preocupado por su imagen de tener un hijo en apariencia retardado y su madre también va preocupada de sí misma, realmente no están experimentando el dolor de Ishaan, sino que están experimentando su propia preocupación porque ese hecho afecta la imagen que otros tienen de ellos.

El traslado al nuevo colegio es cruel, el padre imponente, autoritario, egoísta, aferrado a su sistema de pensamiento nos muestra un acto cruel, pero finalmente, como dice Un Curso de Milagros no sabemos cuál es el propósito de nada, porque sin ese colegio Ishaan no hubiese encontrado a Ram ni a Rajan, los compañeros poderosos que le permiten la sanación. En la lectura del poema que hacen en la clase, cuando un niño la hace perfecta y luego él hace otra y los niños se burlan de él, su profesor lo ataca. Sin embargo, otro niño lo felicita porque reconoce que su interpretación es totalmente profunda y la otra es una interpretación superficial. Eso es lo que quiere este mundo, que te mantengas en la superficie, que no llegues nunca a la profundidad de nada y nunca lo des todo, por eso él es tan desafiante para los que lo rodean.

Me hizo también pensar mucho en la maestría tolteca, ellos hablan de la domesticación del mundo. Para Un Curso de Milagros el mundo es una proyección mientras los toltecas ven que hay un mundo que te doméstica. Y ambas perspectivas son verdad; es un mundo que estás proyectando en tu mente y si no lo reconoces ese mundo te va a domesticar y va a hacer que pierdas la capacidad de asombro a medida que va pasando el tiempo. Eso es lo que busca esta educación, es lo que buscan estos padres, porque es lo único que saben hacer es domesticar como ellos fueron domesticados para que el asombro se pierda. Si yo estoy domesticado y tú me muestras tu asombro eso va a requerir mucha confianza, mucha honestidad y mucha mansedumbre de mi parte para poder sanarlo.

Me encanta que Ram Shankar, su maestro, tiene la empatía para sentir el dolor del otro por un momento y tomar acción para permitir la sanación del otro. Sin ese dolor no te despiertas, por eso Ram cuando va a hablar con sus padres, ve que su padre está imposibilitado y le dice: “usted es un hombre extraño”. Lo hace para que sienta el dolor de su hijo. Además le hace un ejercicio; le dice “léame aquí”, señalando algo escrito en chino y cuando el padre no puede leer en chino lo empieza a atacar simplemente para que él se pueda poner en los zapatos de su hijo. Eso te va a despertar, sentir el dolor del otro, no para sufrir con él, sino para experimentar y sanarte a ti y sanar a tu hermano.

También es muy interesante esa conversación cuando ven el cuaderno en el que Ishaan pinta la separación de su familia, que simboliza la verdadera causa de su dolor y de cualquier dolor. Cuando Ram le pregunta a su padre por le dibujo, él solo responde que es un niño tonto y distraído, pero Ram dice que no, que eso solo son síntomas. Vayamos a la causa, y la causa siempre va a ser la separación, no te dejes enredar en ninguna ilusión de tu mente porque cualquier ilusión de tu mente es una causa proyectada desde una ilusión inexistente. La causa es la separación, pero ya sabemos que esta nunca ocurrió, y estamos en un camino de deshacerla.

También me gusta cuando Ram les escribe al revés en el tablero para mostrarles que somos espejos que sanan al reflejar amor. Cuando eres un espejo de amor para tu hermano permites que ocurra la sanación. También me llama mucho la atención cómo Ram Shankar lo sana haciendo que él entienda sintiendo, le escribe los números y las letras en la piel, se las hace dibujar y hace que su aprendizaje sea una conexión entre la mente y el corazón. Una experiencia de comunión con la Divinidad.

El cierre de la película es encantador, porque hay un concurso y una competencia que es como empieza la película. Con estas calificaciones y jerarquías, pero es un concurso en el que el alumno vence al maestro, en el que esa idea del mundo se cambia y en el que todos quedan felices, en el que los niños hacen caricaturas de los profesores, en el que los profesores muestran que no lo saben hacer todo. Allí se desnuda y sana esa idea del especialismo. Vivimos en una sociedad cada vez más específica y triunfas en este mundo mucho más si sabes de un tema específico a diferencia de otras épocas de la sociedad, en donde entre más conocimientos abarcaras, entre más abstracta fuera tu mente como la de Master Teacher, más poderosa era tu mente y más conectada se sentía con El Cristo.

Al final, cuando Ishaan se está deprimiendo no mira los colores que le ha regalado su hermano. Pero en el momento en que se alegra vuelve a tomarlos para la competencia en la que sale ganador. Recuerda que un regalo es un presente que siempre llega a su momento, entonces los regalos que te han dado tus hermanos y los regalos que te ha dado Dios están ahí, y en cualquier momento que decidas tomarlos, en ese momento cobraran valor para ti. Al final, cuando van los padres a la reunión del colegio, los profesores hablan maravillas del niño, sonríen, celebran y sus padres se sienten orgullosos porque recuerda lo que nos dice Jesús en Un Curso de Milagros; «cuando me curo no soy el único que se cura».

guest
2 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Aníbal
Administrador
Aníbal
1 año atrás

Qué hermosa película!!! Y cuánta luz se percibe al leer tu comentario, querido hermano Héctor. GRACIAS!!! «S2″*

Lina
Lina
1 año atrás

Maravillosa muestra de amor y despertar de todos. Una Resurrección! Gracias Héctor!!