¡Tú ERES la Voluntad de Dios!

Tú eres la voluntad de Dios
No aceptes nada más como tu voluntad,
pues, de lo contrario, estarás negando lo que eres.
Mas ve el Amor de Dios en ti,
y lo verás en todas partes
porque está en todas partes.
Ve Su abundancia en todos,
y sabrás que estás en Él junto con todos tus hermanos.
Ellos forman parte de ti, tal como tú formas parte de Dios…
La paz de Dios radica en entender esto.
Solo hay una manera de escaparse del pensamiento del mundo,
del mismo modo en que sólo hubo una manera de adentrarse en él:
entendiendo totalmente al entender la totalidad.
T-7.VII.10:1-8

El Curso es intransigente en
su afirmación de que la única forma en que podemos
despertar al conocimiento del
Reino es a través de un total
compromiso con el Reino. Como lo expresa Jesús:
“No puedes estar totalmente comprometido sólo en algunas ocasiones”.
(T-7.VII.1.4)

Nuestra mayor dificultad para despertar
viene en el trato con lo que Jesús llama
“el problema de la autoridad”.

Todos ellos [tus problemas] tienen,
no obstante, una sola causa:
el problema de la autoridad. Esta ES «la raíz de todo mal».
La mente está dividida entre el ego y el Espíritu Santo,
de tal modo que cualquier cosa que el ego hace es parcial
y contradictoria.
T-3.VI.7:1-4

El problema de la autoridad es en realidad una cuestión
de autoría.
Cuando tienes un problema de autoridad es
siempre porque
crees ser tu propio autor
T-3.VI.8:1-2

Siendo dotados de ego, le decimos a Dios:
“Muchas gracias Dios, pero realmente
preferiría hacerlo yo mismo”. Y luego, nos escapamos
del paraíso y pasamos nuestra vida terrenal
atrapados en algún sueño, una canción a menudo triste que va algo como
“Pobrecito yo, alguien me ha hecho tanto daño».
Eso, por supuesto, no es divertido. Jesús es
simplemente alguien que prestó atención a la guía interna,
aparentemente desde muy temprana edad. A los doce años, les dijo a sus padres:
“¿No sabéis que en los negocios de mi Padre me es necesario estar?”
Lucas 2:49

Hay un negocio en el que realmente estamos todos, y
no es el trabajo externo que hacemos en el mundo; es el trabajo interior lo que importa.
Es cavar más profundo, ir más allá, hasta el punto de hacer un compromiso total.
Una vez que hacemos el compromiso total, entonces ‘sabemos’. Entonces
podemos ‘recordar’ que la Voluntad de Dios y nuestra Voluntad no son Voluntades diferentes.
Lo que Dios quiere para nosotros, es lo que queremos para nosotros mismos.
Sin embargo, mil cosas nos distraen y nos mantienen buscando la salvación en el mundo.
O no buscamos en absoluto, simplemente nos entregamos a la miseria y
escapamos con una bebida en la mano a un sillón frente a un televisor,
tal vez para dormir, tal vez para soñar.

No renuncies a ese mundo de libertad
por un pequeño anhelo de aparente pecado
ni por el más leve destello
de atracción que pueda ejercer la culpa.
¿Despreciarías el Cielo por causa de esas insignificantes
distracciones?
Tu destino y tu propósito se encuentran mucho más allá
de ellas,
en un lugar nítido donde no
existe la pequeñez.
T-23.in.4:4-6

Ya estamos en posesión del Reino.
Está tan cerca de nosotros
como los latidos de nuestro corazón.
Es por eso que el título de esta pieza es “Tú ERES
la Voluntad de Dios”. Todo lo que hay ‘es’ la Voluntad
de Dios, y ‘tú eres’, ‘yo soy’, ‘nosotros somos’, todo parte de ella.
Todo lo demás es una fantasía.
La fantasía no es la realidad y
nunca puede ser tan satisfactoria
como hacer lo que Dios nos pide.

“Ni dirán: Helo aquí O, helo allí,
Porque he aquí el Reino de Dios está entre vosotros.”
Lucas 17:21

Piensa en lo bien que se siente hacer lo correcto.
Las tentaciones vienen, y es fácil
caer en la proyección, en encontrar fallas,
tal vez en abusar del cuerpo con demasiada comida,
demasiada bebida, demasiado de cualquier cosa
que no sea buena para el cuerpo o la conciencia.
Digamos que te comprometes a perder peso.
Dejas de comer azúcar y tantos carbohidratos.
Lo sigues y empiezas a sentirte mejor.
¿Por qué no podemos hacer y elegir lo correcto en todas las cosas: ser,
como dice el místico Meister Eckhart,
“En todo momento y en todo lugar un buscador de Dios y un hallador de Dios”.

”Muchos son los llamados, pero pocos los escogidos” debería
rezar:
“Todos son llamados, pero sólo unos pocos eligen escuchar”.
Por lo tanto, no eligen correctamente.
Los “escogidos” son sencillamente los que
eligen correctamente más pronto.
Las mentes rectas pueden hacer esto ahora
y, de este modo, hallar descanso para sus almas.
Dios te conoce sólo en paz, y ésa “es” tu única realidad.
T-3.IV.7:12-16

Ahora, en este minuto, ‘¡Ahora mismo!’ Puedo
elegir enojarme. O puedo, con solo un poco
de entrenamiento mental, dejarlo ir con la misma facilidad. Puedo
elegir una ensalada tricolor con camarones o una
hamburguesa con papas fritas. ¿Qué es lo que realmente me hará
sentir bien? Recuerda:
Hacer la Voluntad de Dios no produce ninguna tensión una vez que reconoces
que Su Voluntad es también la tuya.
T-2.VI.6:4

Di conmigo,
“Mi única función es la que Dios me ha dado”.
Con amor, Jon

guest
1 Comentario
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Martha
Martha
6 meses atrás

Súper gracias por estas palabras